sábado, 14 de marzo de 2009

La Iglesia y el derecho de venganza divina


La Iglesia y el derecho de venganza divina

Un nuevo artículo de BORJA MARÍA ZALLANA DE LOS ACEBOS, en su columna sabatina de El rincón del neocon, com siempre en ElPlural.com, 14/03/2009. Es el siguiente:

Les iba a escribir esta semana sobre lo usual que es ente nosotros, gentes de bien, regalarnos coches de 140.000 euros o intercambiar BMW’s usados por Jaguar nuevos, cuando me encuentro en los periódicos con una noticia espeluznante: un niño andaluz se cura de una enfermedad mortal, gracias al trasplante de células madre del cordón umbilical de un hermano nacido tras selección genética.

Ante semejante noticia, y no teniendo una opinión suficientemente bien formada, me he querido documentar sobre lo que piensa gente más docta que yo, y buscando en la hemeroteca he encontrado lo que en su momento dijeron los obispos de nuestra Santa Madre Iglesia. Les voy a ahorrar los calificativos que dedicaron a médicos y padres de este niño, porque sé que este diario se lee a veces en horario infantil. Pero resumiendo, esta práctica fue calificada como “horrenda e inaceptable”. El Papa, nuestro bien amado Benedicto XVI, fue un poco más allá y nos advirtió sobre el peligro que corre la humanidad si el hombre acaba suplantando al Creador.

Es decir, lo que yo entiendo de todo esto, y reconozco mis limitaciones filosóficas, es que si el Creador ha querido que este niño de siete años deba ser sometido a transfusiones de sangre cada tres semanas, y a morir antes de llegar a la juventud, después de que sus órganos se vayan deteriorando de forma irreversible y causándole enorme padecimiento, ¿quién es el hombre para interferir ante la absoluta sabiduría y bondad divina? A saber que terribles pecados habrán cometido los antepasados de este niño, para que Dios haya decidido castigarlo de esa manera. En todo caso no somos nosotros, pobres criaturas, nadie para juzgarlo.

Pero ahora que el hombre ha interferido en los designios divinos, este niño podrá vivir como una persona sana el tiempo que su buena suerte le otorgue. Quizá el asunto les parezca ajeno, pero no duden que si le hemos arrebatado el placer de la venganza a nuestro Creador, sobre alguien de nosotros recaerá la ira que no ha podido descargar sobre el niño. Espero que las plegarias de nuestros obispos sepan desviar el rayo de nuestro hogar.

5 comentarios:

PMM dijo...

Amén

Anónimo dijo...

La verdad, no creo en un Dios vengativo. Me aterra el nombre del escrito. Que horror a los extremos que lleva el fanatismo y la miopía intelectual. Y qué hay con que el niño se haya salvado con las células madre de su hermano? Si es que hay un Dios y es bondadoso, debería estar regocijado de alegría. Que patético escrito. La autoría parece de Torquemada. Actualícese, que para algo sirve la ciencia. No se están fabricando Frankensteins, se trata de salvar una vida. Y qué tal si fuese su hijo? Y si a crueldad vamos, Ud come carne de cadáveres de animales, no?. Ha estado alguna vez en un matadero? De reses, pollos, lo que sea. Es como estar en el infierno Señor: piense en vida y no ingiera muerte. Con todo respeto.

José Segura Sola dijo...

Estimado/a amigo/a "anónimo".
Gracias por pasarte por este blog que, ciertamente, tengo bastante abandonado desde hace tiempo.
Supongo que te habrás dado cuenta de que el texto no es mío, sino de "Borja María Zallana de los Acebos", que en realidad es un pseudónimo en el que el autor escribía en una sección de "ElPlural.com, periódico digital progresista" hasta hace algún tiempo.
En concreto, la sección ya tenía ese "toque" sarcástico e irónico "EL RINCÓN DEL NEOCÓN". El título de la sección ya es bastante significativo de la ironía y del sarcasmo desde el que se escribe, sobre todo teniendo en cuenta que está incluido en un diario progresista.
En fin, qué puedo decirte, simplemente que con la incorporación de este y otros textos del tal "Borjamari" en este blog pretendí (hace ya dos años de ello), como el propio autor del texto, profundizar en la hipocresía y cinismo con que tan a menudo nos sorprenden tanto la jerarquía de la iglesia católica, como el propio Partido Popular en España.
En cualquier caso, con sólo dedicar un rato a ver otros artículos del blog, podrás comprobar claramente mis posicionamientos acerca de estos temas.
Te recomiendo por ejemplo este enlace:
http://josegura.blogspot.com/2009/03/pesar-de-los-hipocritas-de-la-moralidad.html

O este otro:
http://josegura.blogspot.com/2009/03/lasi-la-iglesia-no-nos-deja-lo-bautizo.html

Bueno, hasta otra, y muchas gracias por pasarte por mi blog.

Galatea dijo...

Gracias por la gentileza al responder. Entendí que el artículo en cuestión fué escrito por Zallana de los Acebos, pero cándidamente pensé que usualmente escribía en este blog. La verdad, quedé chocada con las afirmaciones expuestas en el artículo, sobre todo con la de que el niño tenía que pagar por los pecados de sus ancestros. Pregunto: Borjamary es "un sujeto", o un equipo periodístico? Pues he leído otros artículos de su autoría, recuerdo uno acerca de casos de corrupción en una alcaldía de Valencia, y ni el tema ni su estilo son los mismos que el de este artículo.

Bueno, que te vaya bien con el anónimo mal educado y con Abel / Caín, sus óvulos troceados, y la iglesia con la que hemos topado, que casi me cojo una jaqueca leyendo aquello. Hasta pronto.

Un abrazo!

Galatea dijo...

Gracias por la gentileza al responder. Entendí que el artículo en cuestión fué escrito por Zallana de los Acebos, pero cándidamente pensé que usualmente escribía en este blog. La verdad, quedé chocada con las afirmaciones expuestas en el artículo, sobre todo con la de que el niño tenía que pagar por los pecados de sus ancestros.

Pregunto: Borjamary es "un sujeto" o un equipo periodístico? Pues he leído otros artículos de su autoría, recuerdo uno acerca de casos de corrupción en una alcaldía de Valencia, y ni el tema ni su estilo son los mismos que el de este artículo.

Bueno, que te vaya bien con el anónimo mal educado y con Abel / Caín, sus óvulos troceados, y la iglesia con la que hemos topado, que casi me cojo una jaqueca leyendo aquello. Hasta pronto.

Un abrazo!