domingo, 28 de septiembre de 2008

Depende de nosotros. Manos a la obra

Primero, hablemos de la Feria. Después de tanto criticar cómo se organizaba la Feria y Fiestas de septiembre desde los últimos gobiernos socialistas, ¿dónde están las aportaciones del Partido Popular para cambiarla y mejorarla? Si hacen una copia exacta de las anteriores, será que no se hacía tan mal, digo yo. Si era tan mala antes, ¿por qué no demuestran que saben hacerlo mejor, ahora que gobiernan? ¿Gobiernan?

Siempre nos quedará la hemeroteca. ¿Qué diferencia hay entre las comidas, las cenas, las invitaciones de antes y las de ahora? Está claro, que antes quienes gobernaban no eran ellos. ¡Con la cantidad de barbaridades que han dicho e inventado hasta conseguir ganar el Ayuntamiento! ¡Qué eficaces sus campañas de cinismo y crispación para erosionar desde la oposición! Pero, como gobernantes, lo tienen todo por hacer.

Sin ideas. Está en la calle. Hasta destacados militantes de la derecha, se atreven a expresar en público la falta de ideas y de capacidad del equipo del PP en el Ayuntamiento. Sorprende lo muy poco que han dedicado a pensar sobre el futuro de Lorca cuando no gobernaban. Parece evidente que sus esfuerzos se dirigían al derribo y no a la construcción de nada nuevo. No obstante, ya llevan casi año y medio mandando en el ayuntamiento. Expectativas frustradas. ¿Novedades, aportaciones positivas? Nada destacable. Ideas, las justas.

Oposición. Desde la oposición se está obligado a diseñar un nuevo proyecto con que ilusionar a los ciudadanos. Los años en la oposición no deben ser años vacíos. No sólo basta con criticar. Hay que consolidar equipos, limar asperezas, priorizar objetivos. Analizar, debatir, buscar y proponer proyectos alternativos. Proyectos que complementen y mejoren los que plantea el equipo que gobierna. Es la única forma de recuperar la confianza perdida. En Lorca, son cada vez más los desencantados por el actual reinado del señor Jódar.

Manos a la obra. De ahí la gran oportunidad que tenemos para hacerlo bien. Para que la gente compruebe que hemos tomado nota, que hemos aprendido de los errores. Una gran oportunidad para construir un nuevo proyecto ilusionante para Lorca. Para ir conformando la tripulación más capaz y preparada. Para recuperar la calle. En definitiva, para conquistar de nuevo el futuro.

Depende de nosotros. No será nada fácil. Hay muchas cosas por hacer. Se lo debemos a mucha gente. También a nosotros mismos. Tenemos trabajo. Manos a la obra.

1 comentario:

Enrique Olcina Juliá dijo...

Pues de chiste es lo de Medina Precioso